Uno de cada cinco trabajadores cobra ya el SMI, el doble que en la crisis de 2008