Una mejor atención sociosanitaria evitaría más de 1.000 derivaciones diarias de los centros de mayores