Un experto italiano asegura que el coronavirus se está debilitando y que se extinguirá sin vacuna