Un estudio muestra por qué no debe omitirse la segunda dosis de la vacuna del coronavirus