Un estudio defiende la importancia de las dosis de refuerzo en las residencias de mayores