Un estudio con 245.000 niños ofrece nuevas evidencias del vínculo entre la covid y las hepatitis infantiles