Tras un invierno con pocas lluvias, los embalses españoles se encuentran al 44% de su capacidad.