Solo un 5% de los españoles mayores quiere pasar la vejez en una residencia