Si recibes un correo reclamando el pago de una multa de la DGT, ¡no piques! Es una estafa