Seis de cada diez personas presentan fatiga persistente un año después de haber pasado el Covid-19