Se acabaron los test y PCR masivos: sólo se harán por prescripción médica a vulnerables