Reconocen por primera vez como enfermedad laboral el contagio de coronavirus en una residencia