Recién operadas, a 42 grados y sin aire acondicionado en un hospital de Sevilla en plena ola de calor