Por qué es tan relevante (y debería importarnos) el último estudio sobre la covid persistente