Pocas ‘terceras dosis’ y nuevos linajes del virus: las claves de una séptima ola ‘invisible’ pero menos grave