Ocho países europeos ya han subido el salario mínimo para 2023 entre un 5% y un 19%