Objetivo en Andalucía: los 662 empleados de residencias de mayores que se niegan a vacunarse