Ni cambios en el modelo ni fin de la precariedad: las residencias siguen ancladas en la realidad prepandemia