Movimientos de pensionistas rechazan el acuerdo entre el Gobierno y los llamados "agentes sociales"