Los trabajadores sufrieron en 2021 la mayor pérdida de poder adquisitivo de al menos los últimos 20 años