Los precios siguen disparados: un 7,6% más caros, hundiendo el bolsillo del pensionista