Los multimillonarios de la lista Forbes apenas pagan un 2% de impuestos