Los mayores, en pie de guerra contra la banca y su nuevo modelo de relación con el cliente