Los mayores de Castilla y León que sufran soledad no deseada tendrán derecho a prestación social