Los jóvenes se emancipan más, pero no pueden hacerlo en solitario: la entrada a una hipoteca cuadriplica el salario medio anual