Los expertos prevén que el euríbor frene su brusca subida y ronde el 2,5% a final de año