Los europeos prehistóricos fueron intolerantes a la lactosa durante miles de años