Los embalses andaluces se sitúan ya al 25,4% de su capacidad total y acumulan un 22% menos de agua que el año pasado