Los contagios se disparan en las residencias y varias CCAA empiezan a endurecer las medidas