Los casos se duplican en una semana y Sanidad reconoce que podemos estar ya en la segunda ola