Los casos han bajado en las residencias de forma espectacular, pero fuera de ellas vuelven a repuntar