Los casos en Europa vuelven a aumentar entre la incertidumbre por la expansión de las variantes