Los bancos cambian las hipotecas variables a fijas con una rebaja en el tipo de interés del 35%