Los asalariados han perdido un 24% de poder adquisitivo desde que gobierna Sánchez