Los alimentos subieron un 11% en mayo en España, el mayor aumento desde 1994, y llevaron el IPC al 8,7%