Lo que la viruela del mono nos dice sobre lo bien que funcionan las vacunas y lo vulnerables que somos sin ellas