Las tres grandes eléctricas disparan su beneficio un 24% en pleno debate sobre el impuesto energético