Las residencias ven inviable trasladar de puesto a los trabajadores que rechacen la vacuna