Las residencias transitan hacia la "normalidad", pero con mascarilla, distancia y lavado de manos