Las residencias de Castilla-La Mancha preparan la era poscoronavirus con una nueva normativa