Las residencias corren el riesgo de sufrir brotes de covid a pesar de las vacunas