Las nuevas tecnologías marcan el futuro del modelo de dependencia