Las muertes de menores entre 1 y 14 años aumentan, pero los pediatras no saben por qué