Las miles de bajas laborales por Covid en residencias ponen en peligro la atención a los mayores