Las grandes multinacionales y la Administración son las más beneficiadas por el indulto a las macrorresidencias