Las familias españolas se empiezan a endeudar para sobrevivir a unos gastos cotidianos disparados