Las facturas de luz y gas se comen el equivalente a más de un mes de la pensión media de un jubilado