Las enfermeras advierten de que los hospitales serán una "bomba de relojería" este verano