Las empresas norteamericanas son las que están enriqueciéndose de la crisis del gas y el petróleo en Europa