Las causas del elevado número de fallecimientos en residencias hay que buscarlas en «la nefasta gestión de la Junta»